Home » Salud y Sociedad


EN UNA NUEVA EDICIÓN DE LOS 'DIÁLOGOS INIDRESS'
Expertos y padres de alumnos denuncian que los colegios no son entornos saludables

De izquierda a derecha, Juan Carlos Diezma, María Sainz y José Luis Pazos (Joana Huertas)

Reclaman mayor formación para el profesorado y medidas que incorporen de una manera efectiva y real la educación para la salud en el currículum educativo como forma de acercar esta disciplina al día a día
17/04/2017 09:00 h. imprimir


Leticia Sala Twitter email


Educación para la salud escuelas saludables María Sainz José Luis Pazos Juan Carlos Diezma

Hace ya 30 años que la Organización Mundial de la Salud (OMS) establecía mediante la conocida como Carta de Ottawa la necesidad de introducir la salud en todas las políticas y en todos los sectores por entender que la promoción de la salud, al trascender el concepto “forma de vida sana” y al ir más allá del mero cuidado de la salud, no concierne al ámbito sanitario exclusivamente.

Para debatir acerca de cómo se está abordando la salud desde el ámbito escolar y la importancia de llevar la prevención en materia sanitaria a las aulas, el Instituto de Innovación y Desarrollo de la Responsabilidad Social Sociosanitaria, Inidress, ha congregado a profesionales y expertos en Salud Pública, así como a representantes de padres y madres de alumnos, en la última edición de sus ‘Diálogos Inidress’ que ha girado en torno a la educación para la salud.

Todos los participantes han coincidido al señalar que la finalidad de la educación para la salud es acercar aspectos de la vida cotidiana a los alumnos, planteando una reflexión y maduración que les permita tomar las decisiones más adecuadas relacionadas con su salud, que abarca temas que van desde la alimentación y la práctica de actividad física al (no) consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias, pasando por la educación afectivo-sexual.

Como ha explicado Jose Luis Pazos, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), la educación para la salud busca promover la responsabilidad personal de los menores incorporando conocimientos, actitudes y hábitos saludables, así como desarrollar su capacidad crítica para tomar las decisiones que faciliten el cuidado tanto de la salud propia como la de los demás.

Pazos: "Los buenos hábitos, si se adquieren pronto, nos acompañan toda la vida"
“Hay que enseñar a los alumnos desde muy pequeños cómo cuidar su cuerpo para que esté en las mejores condiciones el mayor tiempo posible. Pero no solamente tenemos que enseñarles a cuidarse a sí mismos, sino que tenemos que educarles en un ambiente en el que el cuidado hacia lo colectivo y hacia los demás se promocione. Los buenos hábitos, si se adquieren pronto, nos acompañan toda la vida y tienen su reflejo en todas las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida. Y eso debe fomentarse en las escuelas. Y eso no solo no se está haciendo, sino que, actualmente, los colegios están muy lejos de ser entornos saludables para nuestros niños y niñas”, ha afirmado tajante Pazos.

En el transcurso del debate se ha puesto de manifiesto que gozar de una buena salud no solo repercute en una mejor calidad de vida, sino que es el mejor recurso para el progreso personal, económico y social de los ciudadanos, y en lo que se refiere a los alumnos, Juan Carlos Diezma, de la Asociación Madrileña de Salud Pública, ha explicado que existe una relación entre la salud y su educación.

“Mayor nivel de salud significa que los chicos y chicas van a aprender mejor. Con independencia del beneficio directo que supone enseñarles hábitos saludables a los chavales, está sumamente demostrado que existe una vinculación con su rendimiento académico”, ha apuntado Diezma, quien sin embargo cree que, a pesar de todas las recomendaciones existentes encaminadas a enfatizar ese vínculo, en la actualidad, al no estar contemplado en la mayoría de los proyectos curriculares, no existe un compromiso firme de los centros escolares con la educación para la salud, sino que depende de las voluntades personales.

Así lo pone de manifiesto un reciente estudio de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), según el cual el 60% de los centros educativos de primaria y secundaria de nuestro país sólo dedica poco más de una hora mensual a la educación para la salud, a pesar de que el 97% de los profesores la consideran una materia prioritaria.

Jose Luis Pazos, presidente de CEAPA reclama una mayor implicación de la administración con la Educación para la Salud (Joana Huertas)

Para el representante de los padres y madres de alumnos, el problema es que la actual legislación promociona las denominadas materiales troncales desplazando todo lo demás. “El currículum escolar está tan absolutamente sobrecargado y tan orientado a introducir más horas de matemáticas y de inglés, que no queda tiempo ni para la educación para la salud ni para otras cuestiones que también habría que solucionar desde la escuela”, ha afirmado Pazos.

Sainz: "Estamos dejando pasar una oportunidad de oro para abordar toda una serie de problemás antes de que aparezcan"
Cuestión en la que también ha coincidido la presidenta de la Fundación Educación para la Salud (Fundadeps), Maria Sainz, para quien “la dejación del poder que está haciendo la administración en el terreno de la educación para la salud es llamativa. Suicidios juveniles, embarazos no deseados, adicciones… siguen siendo temas tabú que no se están abordando en las aulas y estamos dejando pasar una oportunidad de oro para abordar todas esas problemáticas antes de que aparezcan. Lo que luego vemos en el sistema sanitario son los casos graves que podían haberse evitado si se hubieran tratado desde bien pequeñitos”.

Para Sainz, la aplicación de la LOGSE (1990) supuso un cambio importante en el sistema educativo español con la incorporación de realidades y valores sociales que conectaran definitivamente la escuela con la sociedad de la época por medio de los denominados temas transversales, pero si bien en los años 90 hubo una inversión importante en lo que a la formación de los docentes se refiere, en los últimos años esto ha ido decayendo hasta agravarse del todo con la crisis económica.

En su opinión, “actualmente no se está haciendo educación para la salud en nuestras escuelas. La potencia de transversalidad para transformar la educación para la salud en el ámbito escolar ahora mismo es un fracaso, porque los propios docentes son los primeros que reconocen que les falta formación en ese terreno. Y si no hay profesorado bien formado en ese campo es muy difícil que cale en los alumnos. Se necesitan docentes de soporte y apoyo”.

María Sainz, presidenta de Fundadeps, afirma que la educación de los escolares españoles en materia sanitaria es deficiente y reclama formación para el profesorado (Joana Huertas)

Para Diezma el problema viene de entender que una charla puntual de un médico o una enfermera a la comunidad escolar es hacer educación para la salud. “Acciones puntuales en promoción de salud tienen poco impacto si no van acompañadas de otras acciones que completen el círculo” y por eso aboga por la escuela promotora de salud o escuela saludable.

Diezma: "Acciones puntuales en promoción de la salud tienen muy poco impacto"
Como ha explicado, este modelo, que está plenamente consolidado tanto en el resto de Europa como en Japón, se apoya en un concepto muy holístico e integrador de salud y contempla aspectos de la salud relacional, la inteligencia emocional, las perspectivas de género e intercultural o la adquisición de competencias y habilidades para el auto-cuidado, integrando los esfuerzos de toda la comunidad educativa e incorporando una visión salutogénica que, frente a la visión patogénica que se pregunta por qué enfermamos, intenta responder a la pregunta de cómo podemos mantenernos sanos.

“A estas edades no podemos hablar de peligros y de consecuencias a largo plazo. Hay que darle una vuelta y hacer hincapié en lo más positivo, enfatizando lo divertido que puede ser jugar en la calle o practicar un deporte más que insistir en la necesidad de la práctica actividad física para prevenir la obesidad y estar sanos”, ha apuntado Diezma.

Todos los participantes han coincidido al reclamar la necesidad de un acuerdo formal entre la Consejería de Sanidad y la de Educación en la Comunidad de Madrid para mejorar el marco legal en lo relativo a la promoción de la salud en los centros educativos, colaboración que sí existe en otras comunidades autónomas, y que los expertos consideran que es el principal escollo al que tienen que enfrentarse para promocionar la salud entre los escolares madrileños.

Juan Carlos Diezma, de la Asociación Madrileña de Salud Pública, reclama un gran pacto entre la administración sanitaria y la educativa (Joana Huertas)


Entre las posibles iniciativas para convertir a las escuelas en centros saludables, además de las clásicas reivindicaciones de más formación para el profesorado y el aumento de los recursos humanos y materiales de los centros escolares, estarían convertir el entorno escolar es un espacio más seguro que favoreciera el uso de la bicicleta por parte de los alumnos, el control de la publicidad o introducir el comedor escolar en el curriculum educativo de cada centro, incorporando la figura del nutricionista a los colegios o promocionando los huertos escolares.