Home » Salud y Sociedad


DEMANDAN UN MAYOR ACCESO A LA MORFINA DE LIBERACIÓN INMEDIATA
Más de 25,5 millones de personas en todo el mundo mueren cada año con graves dolores sin recibir cuidados paliativos

La desigualdad en el acceso al alivio esencial del dolor es una de las injusticias más llamativas del mundo, aseguran los autores. (iStock)

Una investigación publicada en 'The Lancet' advierte de que decenas de millones de personas en todo el mundo tienen dificultades para acceder a analgésicos necesarios como la morfina
13/10/2017 09:28 h. imprimir


Redacción Twitter email


Cuidados paliativos Dolor The Lancet Investigación

Más de 25,5 millones de personas al año, incluyendo 2,5 millones de niños, mueren con graves sufrimientos físicos y psicológicos, sin recibir ningún tipo de atención paliativa que mitigue su sufrimiento. Se trata de casi la mitad de todas las muertes que se registraron en 2015, año en que se centra una nueva investigación publicada en The Lancet.

El informe proporciona las primeras estimaciones mundiales sobre el sufrimiento grave al final de la vida y la consiguiente necesidad de cuidados paliativos y alivio del dolor. Pero además, alerta de una importante falta de analgésicos en muchas partes del mundo. Sin contar los enfermos terminales, 35,3 millones de personas sufren cada año graves problemas de salud, con fuerte dolor, y no reciben la atención adecuada. Más del 80% de estos casos ocurren en países en desarrollo, donde el acceso a la morfina de liberación inmediata, un medicamento esencial y barato para aliviar el dolor, así como cualquier otro tipo de cuidados paliativos, está gravemente ausente.

Decenas de millones de adultos tienen poco o ningún acceso a la morfina
La investigación es la primera gran publicación de la Comisión The Lancet sobre Acceso Global a Cuidados Paliativos y Alivio del Dolor, un proyecto de tres años que involucra a 61 coautores de 25 países. Los investigadores han desarrollado un paquete esencial de servicios de cuidados paliativos –incluyendo medicamentos, equipo y modelos de dotación de personal– para que los sistemas sanitarios de todo el mundo los pongan a disposición y piden políticas mundiales más equilibradas para facilitar el acceso a los analgésicos opiáceos para satisfacer las necesidades médicas, a la vez que si limita su uso recreativo. 

"La desigualdad en el acceso al alivio esencial del dolor es una de las injusticias más llamativas del mundo”, asegura Felicia Knaul, copresidenta de la Comisión y profesora de la Universidad de Miami. “El mundo sufre una crisis de dolor deplorable: decenas de millones de adultos tienen poco o ningún acceso a la morfina y hay niños en países pobres que viven y mueren con dolores horrendos que son evitables. No podemos permitir que la opiofobia deje sin acceso a medicinas esenciales a los pacientes de bajos ingresos que sufren en agonía luchando contra enfermedades como el cáncer o el VIH”.

"Una de nuestras recomendaciones más enfáticas es que la morfina de liberación inmediata genérica, que cuesta solo unos centavos, debe estar disponible en formulaciones orales e inyectables para cualquier paciente con necesidad médica”, prosigue Knaul. “La disparidad y el abismo de acceso entre los que pueden acceder a ella y los que no es una injusticia médica, de salud pública y moral, que puede ser abordada efectivamente siguiendo las recomendaciones de la Comisión”. 

NECESIDAD GLOBAL DE CUIDADOS PALIATIVOS
Los autores del estudio estiman la necesidad global de cuidados paliativos y alivio del dolor mediante la elaboración de una nueva medida de sufrimiento grave relacionado con la enfermedad. Analizan las 20 problemas de salud que amenazan o limitan la vida (incluyendo el VIH, los cánceres, las enfermedades del corazón, las lesiones o la demencia) y los quince síntomas más frecuentemente asociados con la necesidad de cuidados paliativos y alivio del dolor (incluyendo dolor, fatiga, heridas, ansiedad o depresión).

El número total de personas que necesitan cuidados paliativos por año supera los 61 millones, incluidos 5,3 millones de niños
En 2015, se estima que 25,5 millones de personas murieron con sufrimientos graves relacionados con la salud, lo que equivale a casi la mitad de todas las muertes en todo el mundo. Esto incluye a 2,5 millones de niños menores de 15 años (que representan más de un tercio de las muertes infantiles). Casi todos (98%) viven en países de bajos y medianos ingresos.

Además, 35,5 millones de personas que no murieron también sufrieron graves dolores, lo que significa que el número total de personas que necesitan cuidados paliativos por año supera los 61 millones, incluidos 5,3 millones de niños. Más del 80% de las personas que necesitan cuidados paliativos viven en países de bajos y medianos ingresos.

Los autores señalan que casi el 80% de las muertes que requieren cuidados paliativos en países de bajos ingresos se pueden prevenir con intervenciones adecuadas de prevención, tratamiento y atención. Subrayan que los cuidados paliativos no pueden ser un sustituto de un mejor acceso a intervenciones de salud pública y tratamientos que podrían haber evitado mucho sufrimiento y muerte prematura en primer lugar. Pero, igualmente, ningún sistema de salud puede esperar satisfacer las necesidades de su gente sin proporcionar acceso a alivio básico del dolor y cuidados paliativos. 

En un comentario adjunto al informe, Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, asegura que “el fracaso de los sistemas de salud en los países pobres es una de las principales razones por las que los pacientes necesitan cuidados paliativos en primer lugar. Más del 90 por ciento de estas muertes infantiles provienen de causas evitables. Podemos y vamos a cambiar ambas situaciones”.

El acceso a los analgésicos opiáceos es inexistente en muchas partes del mundo.


FALTA MORFINA MÉDICA
Al analizar las necesidades insatisfechas por país, la Comisión destaca las enormes desigualdades en el acceso a la morfina para los cuidados paliativos. Por ejemplo, México satisface el 36% de su necesidad, China se encuentra en un 16%, India en un 4% y Nigeria en un 0.2%. En algunos de los países más pobres del mundo, como Haití, Afganistán y muchos países de África, la morfina oral en los cuidados paliativos es prácticamente inexistente.

El sufrimiento ha sido una variable que nunca se ha tenido en cuenta en las investigaciones médicas, que tradicionalmente se han fijado en la muerte o la discapacidad
Muchos países de Europa occidental tienen un acceso adecuado a los analgésicos opiáceos para los cuidados paliativos, así como para satisfacer otras necesidades médicas, y la Comisión presenta la media de Europa occidental como punto de referencia. La Comisión también estima que en los Estados Unidos los niveles de analgésicos opioides exceden este valor de referencia, pero mientras que la prescripción inapropiada y el uso no médico de estos se considera ya un problema de salud pública, muchos pacientes siguen sin recibir los opiáceos que realmente necesitan.

De las 298,5 toneladas métricas de morfina distribuidas en todo el mundo, sólo 10,8 toneladas métricas (3,6%) se distribuyen en países de ingresos bajos y medios, y sólo 0,1 toneladas métricas (0,03%) se distribuye entre los países de bajos ingresos.

La liberación inmediata (oral e inyectable) de la morfina genérica es poco costosa, pero su precio varía mucho entre países. Estudios previos muestran que los costos minoristas oscilan entre los 0,03 dólares por 10 mg en los países de ingresos altos a los 0,16 en los países de bajos ingresos.

Si los países pobdres pudieran acceder a los mismos precios que los países ricos, el costo de satisfacer la necesidad global de morfina oral para cuidados paliativos sería de 145 millones de dólares, un monto equivalente a una muy pequeña fracción (0,002%) del total del gasto en salud pública. Para los países de bajos ingresos, el costo sería de 13 millones de dólares a los mejores precios, incluyendo alrededor de un millón para satisfacer la necesidad de todos los niños de 15 años o menos.

ES POSIBLE RECETAR LOS ANALGÉSICOS CON CONTROL
Los autores del estudio destacan la necesidad de que los gobiernos negocien los precios como parte de sus paquetes de medicamentos esenciales, pero también hacen hincapié en la necesidad de un enfoque equilibrado, en el que las políticas mundiales y nacionales maximicen el acceso a la morfina para el uso de cuidados médicos y paliativos, minimizando el riesgo de que esta se desvíe para usos recreativos.  

Nos olvidamos de que el acceso a la atención médica que salva vidas siempre debe ir acompañado de cuidados paliativos
La epidemia de opiáceos que sufre Estados Unidos pone de relieve la necesidad de capacitar adecuadamente a todo el personal médico, en todos los niveles asistenciales, para monitorizar el suministro y prevenir la comercialización de opioides.

Investigaciones realizadas en otros países (entre ellos Austria, Alemania, Suiza, Reino Unido y Uganda), así como el Estado de Kerala en la India, demuestran que el acceso creciente a las necesidades médicas puede lograrse con seguridad sin aumentar el riesgo de uso no médico.

“Uno no debe tener que vivir un terremoto en Haití, o ser golpeado por un coche, para comprender la importancia de una adecuada atención médica”, apunta Paul Farmer, copresidente de la Comisión y profesor de la Harvard Medical School. “Tampoco debe ser necesario ser diagnosticado con cáncer para entender la importancia de la quimioterapia. Con demasiada frecuencia, sin embargo, nos olvidamos de que el acceso a la atención médica que salva vidas siempre debe ir acompañado de cuidados paliativos que cuiden esta”.  

En opinión de Richard Horton, redactor jefe de The Lancet, el sufrimiento ha sido una variable que nunca se ha tenido en cuenta en las investigaciones médicas, que tradicionalmente se han fijado en la muerte o la discapacidad, pero este estudio pone blanco sobre negro la necesidad de actuaciones para mitigar el dolor.