Home » Salud y Sociedad


DÍA MUNDIAL DEL LAVADO DE MANOS
La OMS insiste en la importancia de lavarse las manos para reducir la resistencia a los antibióticos

Es importante lavarse las manos correctamente. (iStock)

El objetivo de la campaña "Salve vida, lávese las manos", llevada a cabo por la OMS, es concienciar a los profesionales y a la ciudadanía de la importancia de este hábito básico de higiene
05/05/2017 10:10 h. imprimir


Redacción Twitter email


OMS Campaña Higiene de manos Prevención

Con motivo del Día Mundial del Lavado de Manos, que se celebra este viernes 5 de mayo, la Organización Mundial de la Salud promueve un año más su campaña: “Salve vidas, lávese las manos”.

Las manos son culpables de la mayoría de las transmisiones de patógenos
La iniciativa, enmarcada en el programa “Una atención limpia, es un atención más segura”, se centra este año en la importancia de la limpieza de manos como factor determinante en la lucha contra la resistencia a los antibióticos. Se estima que lavarse las manos cinco veces al día reduce hasta un 50% la posibilidad de contagios de virus como la gripe y otras enfermedades de trasmisión alimentaria. Evitar la propagación de infecciones reduce la necesidad de recurrir a antibióticos para tratarlas, lo que a su vez contribuye a frenar la generación de microorganismos multirresistentes a estos medicamentos. De ahí la relación directa que se establece entre el lavado de manos y la reducción de la resistencia a estos fármacos.

La llamada de atención de la OMS está dirigida especialmente al trabajador sanitario, a los directores ejecutivos y administradores del hospital, a los encargados de formular políticas, y a los líderes en prevención y control de infecciones.

El objetivo es concienciar a estos profesionales y a la ciudadanía de la necesidad de tomar medidas en la higiene de las manos de forma adecuada y en los momentos oportunos para disminuir así las infecciones asociadas a la asistencia sanitaria y a las rutinas diarias.

Imagen de la campaña OMS

Con motivo de la efeméride, cientos de hospitales y centros de salud de toda España realizan hoy actividades de concienciación, dirigidas a trasladar la importancia de lavarse las manos, “una actitud que afecta a la seguridad del paciente y que responde al principio de la bioética de no hacer daño”, tal y como ha indicado el director general de Calidad y Humanización de la Asistencia Sanitaria de Castilla-La Mancha, Rodrigo Gutiérrez.

Una gran parte de la población se preocupa por la limpieza del hogar, ducharse todos los días y cambiarse de ropa a diario, pero no tantas le dan la misma importancia a la higiene de nuestras manos, la parte del cuerpo culpable de la mayoría de las transmisiones de patógenos.  

En el libro The Life of Poo (literamente, "la vida de la caca"), el profesor Adam Hart, biólogo y divulgador científico de la Universidad de Gloucestershire, cita varios estudios que muestran que la gente miente sobre la frecuencia con la que se lavan las manos. Entre el 94 y el 96% de la población asegura hacerlo siempre que va al baño, pero lo cierto es que solo el 61% de las mujeres y el 37% de los hombres lo hacen realmente.

Además, solo la mitad de los varones se lava las manos con agua y jabón, un 35% se lava sólo con agua y el 15% restante no hace nada. En este aspecto las mujeres son mucho más cuidadosas, el 78% del total usa agua y jabón.
 
RECOMENDACIONES A LA POBLACIÓN
Se estima que lavarse las manos cinco veces al día reduce hasta un 50% la posibilidad de contagios de virus como la gripe  y otras enfermedades de transmisión alimentaria. Es la medida de prevención más simple, barata y eficaz para evitar infecciones.

Es importante lavarse las manos antes de preparar la comida, curar una herida o atender a alguien enfermo. En especial, después de realizar actividades como ir al baño, toser, estornudar, sonarse la nariz, manipular alimentos crudos, tocar basura, etc.
Para un correcto lavado se recomienda el uso de agua y jabón líquido  

En el ámbito sanitario se recomienda a la población esta higiene antes de tocar al paciente, ante de realizar una tarea de limpieza, después del riesgo de explosión a líquidos corporales, después de tocar al paciente y por último después del contacto con el entorno del paciente.

Para un correcto lavado se recomienda agua y jabón líquido, considerado menos contaminable que en pastilla. Se debe cubrir con jabón toda la superficie de las manos, incluyendo muñecas, palmas, dorso, dedos y uñas. La manera correcta del lavado es frotarse las manos entre sí con los dedos entrelazados. Finalmente secarse las manos con una toalla desechable. Este procedimiento tiene que durar de media entre 40 y 60 segundos.

Según la OMS, la higiene de las manos es un indicador de calidad que destaca la seguridad de los sistemas de salud, y ha salvado millones de vidas en los últimos años. Por ello es necesario seguir insistiendo en la necesidad de interiorizar un hábito tan sencillo como decisivo.