El coste de no tomar los medicamentos
El prospecto
18/04/2017 17:06 h. imprimir


La adherencia terapéutica es un concepto bien conocido en el mundo de la Sanidad, pero no tanto entre el público general. Parece una obviedad que si acudimos a los servicios de salud para solucionar un problema y nos recetan una medicación debemos cumplir con el tratamiento prescrito. Pero lo cierto es que muchas personas ignoran los consejos de su médico y abandonan la medicación sin previo aviso.

Según una revisión de estudios publicada en la revista Annals of Internal Medicine, en Estados Unidos entre el 20 y el 30% de las recetas nunca se completan y, aproximadamente, la mitad de los medicamentos prescritos para tratar enfermedades crónicas no se administran como deberían.

Muchas personas temen los efectos secundarios de los fármacos, sin plantearse aquellos derivados de no seguir la medicación
La falta de adherencia a los tratamientos, asegura Jane E. Brody en un interesante artículo publicado en The New York Times, es un importante problema de salud, de problemática compleja, pues influyen numerosos factores. Algunos pacientes abandonan el tratamiento por problemas económicos o incluso por despiste, pero los hay que lo hacen de forma deliberada, siguiendo una serie de prejuicios que convendría desterrar. Muchas personas temen los efectos secundarios de los fármacos, sin plantearse aquellos derivados de no seguir la medicación.

“Hay una presión social para hacer las cosas de forma natural”, asegura la doctora Lisa Rosenbaum, cardióloga del Brigham and Women´s Hospital en Bostón. “El énfasis en la dieta y el ejercicio convence a algunas personas de que no tienen que tomar medicamentos. La gente hace a menudo una prueba, dejando de tomar sus medicamentos durante unas semanas, y si no se sienten diferentes, los abandonan por completo. Esto es especialmente común para fármacos que tratan patologías ‘silenciosas’ como las enfermedades del corazón o la hipertensión. Aunque las consecuencias de ignorar la medicación pueden no aparecer de inmediato, pueden resultar en graves daños a largo plazo”.

¿Y EN ESPAÑA?
Aunque no se han realizado estudios tan completos al respecto en España, según una investigación de 2014 publicada en la Revista Clínica Española, la falta de adherencia terapéutica entre los enfermos crónicos de nuestro país rondaría también el 50%.

La falta de adherencia, supone un incremento en días y duración de las hospitalizaciones, visitas a urgencias, pruebas complementarias y utilización de otros fármacos, traduciéndose en un aumento considerable en los costes para el sistema sanitario: según el Observatorio de la Adherencia al Tratamiento (OAT), aproximadamente, 11.250 millones de euros anuales en el caso de España.

Pero el dinero es lo de menos cuando hablamos de vidas en juego. Y en este caso las cifras de la falta de adherencia son también apabullantes. Se calcula que el no cumplimiento de los tratamientos provoca 200.000 muertes prematuras en Europa cada año.