Home » Humanización


PRESENTADO EN LA 36 CONFERENCIA DE LA SOCIEDAD EUROPEA DE ONCOLOGÍA Y RADIOTERAPIA
Ver películas durante una sesión de radioterapia infantil eliminaría el uso de anestesia general

Sala de radioterapia infantil. (www.muralesinfantiles.com)

Un estudio realizado por investigadores belgas sugiere que el tiempo de intervención pasaría de una hora a 15 minutos, disminuiría la ansiedad de los pequeños y, por tanto, la de sus familiares
17/05/2017 12:40 h. imprimir


Redacción Twitter email


Humanizació radioterapia pediátrica Estro

La proyección de películas durante las sesiones de radioterapia en pacientes pediátricos podría reducir e incluso llegar a eliminar las sesiones de anestesia general a las que han de enfrentarse estos enfermos. Así se desprende de un estudio realizado en las Cliniques Universitaires Saint Luc, en Bruselas, presentado en la 36 Conferencia de la Sociedad Europea de Oncología y Radioterapia (Estro), celebrada en Viena esta semana. 

Para llegar a esta conclusión, los investigadores, liderados por la investigadora Catia Aguas, analizaron a 12 niños de entre uno y seis años. La mitad fueron tratados con anterioridad a la instalación del proyector en 2014 y el resto después. Antes de que el vídeo estuviese disponible, fue necesaria la anestesia general para el 83 por ciento de los tratamientos de los niños, si bien este porcentaje se reducía hasta el 33 por ciento cuando visionaban una película.

La investigación pone de manifiesto un ejemplo más de que humanizar la sanidad y el trato con el paciente es más sencillo de lo que a veces se piensa. 

REDUCCIÓN DE LOS TIEMPO DE TRATAMIENTO
La radioterapia implica ir al hospital a diario durante cuatro a seis semanas y se necesita que los niños no se muevan. Hasta ahora, se utilizaba anestesia general, con las circunstancias que conllevaba: ayuno de seis horas antes del tratamiento, preparación y administración de la anestesia y recuperación posterior, incluyendo los riesgos inherentes a su utilización en un paciente pediátrico.

El tiempo de la prueba pasó
de una hora a
15 ó 20 minutos 
Además, los científicos observaron una reducción del estado de ansiedad en los pequeños y sus familiares. “Ahora que saben que van a ver una película de su elección (las que más les gustan son Bob Esponja, Cars y Barbie) están más relajados y una vez que empieza es como si se trasladaran a otro mundo”, expone Aguas.

Y es que la radioterapia puede ser muy angustiosa para el niño. “Se trata de una habitación grande llena de máquinas y ruidos extraños donde tienen que estar solos todo el tratamiento”, argumenta la experta. La situación es si cabe más complicada porque antes de someterse a ella ya han pasado por una serie de pruebas, “algunas de ellas dolorosas, así que cuando llegan no se sienten muy seguros y confiados”, expone.

Los resultados mostraron que mientras que la sesión de radioterapia solía durar un mínimo de una hora incluyendo el tiempo en preparar y administrar la anestesia, tras la proyección de dibujos animados el tiempo se redujo a 15 ó 20 minutos, lo que hizo disminuir la ansiedad no solo de los niños sino también de sus familias.

“Usar videos es ahorrar dinero y recursos reduciendo la necesidad de anestesia”, declaró Aguas. El hospital continúa estudiando el efecto de las películas en los niños sometidos a radioterapia y tiene planeado extender su uso a adultos con problemas de ansiedad y claustrofobia.