Home » Humanización


EL IB-SALUT PRESENTA SU PLAN DE ACCESIBILIDAD PARA TODA LA RED DE ATENCIÓN PRIMARIA
Reformas para adaptar los centros de salud a las personas con movilidad reducida

La consejera balear, Patricia Gómez Picard, rodeada de autoridades y técnicos en su visita al centro de salud de Santanyí. (Govern Illes Balears)

Santanyí es el primero donde se han hecho las obras necesarias, que contarán con un presupuesto total de 600.000 euros
09/08/2017 11:27 h. imprimir


Redacción Twitter email


IB-Salut centros de salud movilidad reducida

El Servicio de Salud de Baleares (IB-Salut) ha presentado su Plan de Accesibilidad para adaptar los centros de salud a las personas con movilidad reducida. Además, la Gerencia de Atención Primaria ha aprovechado para implementar un plan de mejora de los centros que consiste en las tareas de mantenimiento que no se llevaron a cabo durante la legislatura pasada.

Según informa el Govern balear en una nota, el centro de salud Santanyí es el primero donde se han hecho obras, con un presupuesto de 75.000 €. Entre las reformas que se han llevado a cabo destaca el cambio de las ventanas, de la altura del mobiliario, de los lavabos, de las puertas y de los cristales de la sala de curas, según ha podido comprobar la consejera de Salud, Patricia Gómez Picard, el alcalde de Santanyí, Llorenç Galmés, el director general del IB-Salut, Juli Fuster, y el gerente de Atención Primaria de Mallorca, Miquel Caldentey, que junto con el representante de la entidad local de la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (Predif Illes Balears), Nicolás Terrasa, y con el representante de la Asociación Provincial de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados (Aspaym Baleares), Alessandro Marinelli, han visitado el centro.

Apoyo técnico de la Plataforma de Personas con Discapacidad Física
La reforma es la primera de una serie que, en la primera fase, se hará en los centros de salud de Arquitecte Bennàzar, Casa del Mar y Escola Graduada, en Palma, y Capdepera, Es Raiguer (Binissalem), Es Safrà (Alcúdia), Llevant (Son Servera) y Santa Maria, con un presupuesto global de 600.000 €. Ya se han hecho las auditorías previas para valorar las necesidades de cada centro, en virtud de un contrato suscrito con la entidad local de Predif Illes Balears, para analizar 41 centros de salud. No se han incluido los centros de Camp Redó, S’Escorxador, Nuredduna (Artà) ni Pollença, ya que el Plan de Infraestructuras de Atención Primaria prevé construir nuevos edificios.

Las principales deficiencias comunes detectadas en los nueve centros donde se ha hecho la auditoría completa son de tipo externo e interno. De las externas, destacan la falta de señalización de los vados y de los pasos de cebra, mientras que las internas son de diferentes tipos: de movilidad (son las que impiden la circulación libre por el edificio, como la anchura de las puertas de las consultas, de los baños o de los ascensores, las rampas de acceso, la adaptación de los lavabos, etc.); de comunicación (son las que dificultan la ubicación correcta de las personas, como la señalización en braille y con color de alto contraste, la altura de las señalizaciones, de los mostradores y de los botones de los ascensores, o la colocación de barandillas), y de material (disponibilidad de camillas hidráulicas y sillas de ruedas).