Home » Humanización


LA PROPOSICIÓN NO DE LEY SE DEBATIRÁ EL MARTES EN LA COMISIÓN DE SANIDAD
"Las sujeciones físicas y químicas en demencia son intolerables y vulneran los derechos del paciente"

Francisco Igea, portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario de Ciudadanos.

Francisco Igea, portavoz de Ciudadanos, presenta una iniciativa para eliminar estas prácticas abusivas e innecesarias en los centros españoles que cuenta con el apoyo de la Organización Médica Colegial
09/05/2017 17:05 h. imprimir


Marta Escavias de Carvajal Twitter email


OMC sujeciones demencia Ciudadanos

Entre el 20 y el 40 por ciento de los pacientes con alzhéimer, demencia senil u otro tipo de enfermedad neurodegenerativa ingresados en residencias son víctimas de sujeciones físicas y químicas. Por ello, Ciudadanos ha presentado una proposición no de ley en el Congreso que se debatirá el próximo martes en la Comisión de Sanidad para que se elimine este tipo de prácticas y que cuenta con el respaldo de la Organización Médica Colegial (OMC).

“Esta práctica es una pérdida de derechos que en muchas ocasiones se hace sin autorización del paciente o de sus familiares y que no responde a ninguna necesidad”, apunta Juan Manuel Garrote, secretario general de la OMC.

La propuesta incluye un registro nacional de los centros que realizan sujeciones y del número de pacientes afectados, así como un programa para acabar de forma progresiva con esta realidad que incluye incentivos para las residencias que participen.

ningún centro con sujeciones
“Tenemos constancia de que hay centros que ya han empezado a trabajar en este sentido y por la experiencia que estamos viendo este trabajo tarda entre seis meses y un año, así que lo que pedimos es viable”, apunta Francisco Igea, portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario de Ciudadanos. Este grupo parlamentario solicita por tanto que el Consejo Interterritorial haga suya la propuesta de forma prioritaria.

"Esta práctica sirve para 'parchear' deficiencias de los centros", critica Burgueño
Igea critica abiertamente que los pacientes “no están atados por su bien o para evitar que se caigan menos”. Es más, “las sujeciones limitan su movilidad  y es absolutamente intolerable que esto ocurra en un Estado de derecho como el español”, sentencia.

Según un estudio realizado entre la Confederación Española de Asociaciones de Familiares con Alzheimer (Ceafa) y Sanitas en más de 700 residencias, la eliminación de las sujeciones  aumenta la seguridad de los pacientes  y su protección. “Existen alternativas más dignas y respetuosas”, afirma Rubén Muñiz, de Ceafa.

Muchas veces estas prácticas son utilizadas para “parchear las deficiencias de los centros, tanto de personal como de formación a la hora de manejar a los enfermos”, matiza Antonio Burgueño, de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma). 

CONVENIENCIA ORGANIZATIVA
Entre los criterios que esgrimen los centros para aplicarlas se encuentran la ignorancia, sobre todo en demencia “porque muchas veces no saben cómo tratar realmente al paciente”, concreta Burgueño, y la conveniencia organizativa. 

"Algunas residencias obligan a los pacientes a dormir durante 12 horas", indica Burgueño
Y es que en muchos centros el personal es insuficiente y los pacientes son muchos por lo que “resulta más cómodo que no gocen de la movilidad que quisieran para tenerles controlados”, argumenta.

Por poner un ejemplo, Burgueño relata que algunos centros obligan a los pacientes a permanecer en la cama doce horas (se acuestan a las ocho y se levantan a las ocho del día siguiente) “recurriendo a las sujeciones químicas; es decir, fármacos que provocan somnolencia y que modifican la conducta del paciente”.

Precisamente, Ceoma lleva años denunciando esta situación mediante el programa Desatar, que persigue que los ancianos vivan libres de restricciones en todo momento, y cuenta con un sistema de acreditación para los centros que están libres de sujeciones.

Sin embargo, en España existe mucha opacidad sobre el verdadero impacto de esta práctica y todos los datos disponibles "son sesgados y limitados”, lamenta Burgueño.

Programa 'Desatar al anciano y al enfermo de Alzheimer', de Ceoma.