Home » Equidad


CELEBRACIÓN DEL DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL
Las personas con trastornos mentales demandan voluntad política para integrarse en el mercado laboral

Nel A. González, presidente de la Confederación Salud Mental España, en el Ateneo de Madrid, donde se ha celebrado la jornada. (M. A.)

La realidad a la que deben enfrentarse las personas con una discapacidad mental sigue siendo la de la incomprensión y el estigma, en unos entornos de trabajo que, en muchos casos, son de por sí insalubres
03/10/2017 13:35 h. imprimir


Miguel Ayuso Twitter email


Salud mental Confederación Salud Mental España Discapacidad Trabajo

Si ya es complejo encontrar un trabajo sufriendo una discapacidad aún lo es más si esta se enmarca en un trastorno mental: su tasa de empleo no llega ni a la mitad del nivel de inclusión de otras discapacidades. Solo un 15,5% del millón de personas que sufren un trastorno mental en España tienen un empleo, y esta marginación del mercado laboral hace que su vida siga quedando al margen de la sociedad.

“Un ambiente patológico es peligroso para ti y para mí, pero mucho más para una persona que es vulnerable”, apunta González Zapico
Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, que celebra este 10 de octubre su 25 aniversario, la Confederación Salud Mental España ha organizado un encuentro para destacar la importancia de que los empleadores faciliten que las personas con problemas de salud mental ejerciten su derecho a acceder y mantener un empleo, adaptando sus puestos de trabajo y eliminando todo tipo de barreras. Pero también para pedir a los políticos que se impliquen en la consecución de esta meta.

“El bienestar y el desarrollo vital del proyecto de muchas personas pueden depender de estas medidas”, asegura Nel A. González Zapico, presidente de la confederación. “Todos aspiramos a vivir de forma autónoma y en libertad. ¿Qué necesitamos para ello? Una fuente de ingresos económicos. Y eso viene de un trabajo. Es la clave para no depender exclusivamente de la familia o las bajas prestaciones sociales”.

Pero, aunque poco a poco se va avanzando, la realidad a la que deben enfrentarse las personas con una discapacidad mental sigue siendo la de la incomprensión y el estigma, en unos entornos de trabajo que, en muchos casos, son de por sí insalubres. “Un ambiente patológico es peligroso para ti y para mí, pero mucho más para una persona que es vulnerable”, apunta González Zapico. “Estamos en una sociedad que no genera precisamente bienestar. Construir entornos saludables no es un capricho, es un beneficio para las personas implicadas, la sociedad y las propias empresa”.

De izq. a dch.: Alberto Durán, vicepresidente ejecutivo de Fundación Once; Borja Fanjul, director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; y Nel A. González Zapido, presidente de la Confederación Salud Mental España. 

LA BUENA VOLUNTAD ES IMPORTANTE, PERO NOS ES SUFICIENTE
Este año el lema escogido para celebrar en España el Día Mundial de la Salud Mental ha sido “Trabajar sin máscaras, emplear sin barreras” pero, como ha recordado en la inauguración del acto Alberto Durán, vicepresidente ejecutivo Fundación ONCE, ambas dificultades siguen siendo poderosas: “Aunque la discapacidad es un fenómeno habitual, nos encontramos con muchos prejuicios, y aún más en el mundo de la salud mental. Se dan todos los alicientes para que estos prejuicios, estos posicionamientos a priori negativos, estén encima de la mesa. Y por lo tanto es mucho más complicado avanzar. Yo diría que es tan duro que estaría garantizado el fracaso salvo por un factor determinante, que hay magníficos profesionales y un trabajo lleno de pasión de las familias”.

“Hay que convencer a los empresarios, pero tener instrumentos y apoyos de las administraciones para que esto sea así”, asegura González Zapico
Pese a las enormes dificultades, González Zapico tiene claro que “todas las personas pueden trabajar, pero depende de dónde y cómo”. Hay quien solo puede acceder a un empleo protegido o con apoyos, pero otros pacientes pueden adaptarse a un empleo convencional si las empresas se implican en la creación de entornos laborales saludables y en la integración del colectivo. Y esto no es solo una cuestión de buena voluntad.

“Hay que convencer a los empresarios, pero tener instrumentos y apoyos de las administraciones para que esto sea así”, ha proseguido el presidente de la Confederación Salud Mental España en la inauguración de la jornada, en la que estaba presente Borja Fanjul, director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

El director general se ha comprometido a seguir trabajando a favor de la salud mental, pero ha pedido también implicación a los pacientes: “Quiero dar un poco de responsabilidad a las personas con problemas de salud mental, que creo que tienen que ser valientes. Sé que es difícil, pero poco a poco hay que ir dando pequeños pasos y hablar con naturalidad en el entorno laboral sobre esta discapacidad”.