Home » Equidad


PRESENTACIÓN DE LA CAMPAÑA 'DÍA SIN GLUTEN EN EL COLE'
"Hay que priorizar la integración de los celíacos en los comedores escolares"

Los pequeños se convierten en 'pacientes expertos' de su propia enfermedad (Istock)

Bandejas de otro color o niños sentados en una mesa distinta al resto de sus compañeros son algunas de las conductas que se pretenden eliminar desde la Asociación de Celíacos y Sensibles al Gluten de Madrid
24/05/2017 17:30 h. imprimir


Marta Escavias de Carvajal Twitter email


Asociación de Celíacos Día Sin Gluten en el Cole

La enfermedad celíaca ya no es desconocida y gran parte de la población tiene un caso cercano, bien sea de un familiar o un amigo. Sin embargo, a la hora de sentarse a la mesa las complicaciones siguen manifestándose y todavía existen numerosas dudas sobre qué alimentos pueden o no comer estos pacientes.

Por ello, desde la Asociación de Celíacos y Sensibles al Gluten de Madrid han puesto en marcha la campaña Día Sin Gluten en el Cole, en colaboración con la Consejería de Educación, para favorecer la integración desde edades muy tempranas. Por este motivo, piden la integración de este colectivo dentro de los comedores escolares y una mayor formación por parte de los profesionales que les atienden.

En concreto esta iniciativa se basará en que el próximo viernes 315 colegios y escuelas infantiles de la Comunidad de Madrid y de otras comunidades servirán menús sin gluten a todos los alumnos que utilicen el comedor. Todo ello será posible a la colaboración de un total de 14 empresas de catering.

pequeños 'pacientes expertos'
“Hay colegios donde al niño celíaco se le entrega una bandeja de diferente color que al resto de sus compañeros con la comida específica para él”, explica Eva Martínez, directora de Planificación y Producción de Menús de Alcesa.
"El riesgo cero en alimentación no existe", lamenta Martínez

Es más, añade Blanca Esteban, responsable de Seguridad alimentaria de la Asociación, “hay centros que tienen una mesa únicamente para alérgicos y sientan en ella a los celíacos, cuando no tiene nada que ver porque los alérgicos sí pueden tomar gluten”, lamenta. Además, continúa, “se fomenta claramente la discriminación”.

Una de las claves para luchar contra esta situación “sería mejorar la formación tanto del personal de hostelería como de los profesores”, añade Roberto Espina, director de la Asociación.

Además, los expertos recuerdan que por lo general los niños celíacos son responsables con su enfermedad y se convierten en pequeños pacientes expertos. “Desde muy pequeños sus padres les enseñan qué alimentos pueden ingerir y ellos mismos ayudan en esta labor a sus cuidadores porque saben las consecuencias que conlleva a su salud la ingesta de gluten”, explica Esteban.

Y es que, lamentablemente, “el riesgo cero en alimentación no existe. Los padres son muy exigentes y el personal cada vez está más formado, pero siempre se puede hacer más”, matiza Martínez.

Ahora bien, es cierto que se puede llevar una vida completamente normal solo hay que incorporar pequeños hábitos como leer etiquetas en los productos alimenticios cuando se hace la compra o también hacer comidas caseras en casa y aprender a cocinar prescindiendo o sustituyendo ciertos alimentos de la dieta.

Blanca Esteban, Roberto Espina y Eva Martínez, durante la presentación de la campaña Día Sin Gluten en el Cole celebrada en la sede de Inidress. 


dieta sin gluten bajo prescripción médica
A falta de datos oficiales, un estudio realizado en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid estima que hay un niño celíaco por cada ochenta. Según la evidencia científica existente aunque la ingesta sin gluten es menor al 2 por ciento en niños, en adolescentes parece que se dispara llegando hasta el 12 por ciento. Este porcentaje podría achacarse a “los hábitos de esta generación que empiezan a comer y cenar más fuera de casa que antes o que por tabú prefiere no reconocer su afección en público y realiza una dieta normal”, opina Espina.

En cualquier caso, la dieta sin gluten solo debe realizarse bajo prescripción médica. “La reciente moda de incorporar este tipo de alimentación a personas que no están enfermas puede provocar y está provocando carencias nutricionales”, advierte Esteban.