Home » Equidad


UNA RESOLUCIÓN PROMOVIDA POR LA EURODIPUTADA SOLEDAD CABEZÓN
El Parlamento Europeo pide revisar el sistema de innovación de medicamentos para que se reduzcan los precios

La eurodiputada Soledad Cabezón. (Cristina Cebrián/Sanitaria 2000)

La cámara asegura que "los precios de los nuevos medicamentos han venido aumentando en las últimas décadas hasta llegar a ser inasequibles para muchos ciudadanos europeos y amenazar seriamente la sostenibilidad de los sistemas sanitarios nacionales"
02/03/2017 17:30 h. imprimir


Redacción Twitter email


Medicamentos Farmacia Sostenibilidad Industria farmacéutica Innovación

El Pleno de la Cámarad del Parlamento Europeo (PE) ha aprobado por mayoría absoluta una resolución en la que incide en la necesidad de revisar el sistema de innovación de medicamentos, para que para que el valor terapéutico añadido del medicamento sea establecido por la Comisión Europea y no por la industria.

La resolución señala, entre otras cosas, que “los precios de los nuevos medicamentos han venido aumentando en las últimas décadas hasta llegar a ser inasequibles para muchos ciudadanos europeos y amenazar seriamente la sostenibilidad de los sistemas sanitarios nacionales”.

El parlamento reconoce la escasa relación entre las necesidades clínicas y la investigación que la industria lleva a cabo
El caso más reciente que ilustra esta situación es el del medicamento de la hepatitis C, pero el informe también avanza el contexto actual de la enfermedad del cáncer que, de seguir la misma tendencia, terminará con precios para los medicamentos oncológicos que harán imposible el tratamiento para muchos enfermos.

El informe pide a la Comisión y al Consejo que elaboren medidas para garantizar un acceso a los medicamentos a precios asequibles, evitando al mismo tiempo todo impacto inaceptable sobre los presupuestos de salud pública. El PE reconoce también la escasa relación entre las necesidades clínicas y la investigación que la industria lleva a cabo. Sin embargo, destaca la gran apuesta pública en I+D biomédica de la Unión Europea con programas como Horizonte 2020 y la Iniciativa IMI aunque valora negativamente su escaso retorno social, que no se ve reflejado ni en la reducción de los precios finales, ni en el acceso a los datos y resultados de dichas investigaciones públicas, afectando directamente a los pacientes.  

Por todo ello, el PE ha recomendado más transparencia al sector farmacéutico en general, e insta a la Comisión a que revise la actual Directiva sobre transparencia y a crear un marco para evitar prácticas desleales que terminen en un abuso de mercado. Una directiva que permita conocer el coste de la I+D así como la parte de la investigación financiada con fondos públicos.

El PE reconoce que la Comisión Europea debe “promover los datos abiertos en la investigación sobre medicamentos cuando esta cuente con financiación pública y que aliente condiciones como unos precios asequibles y la no exclusividad, o la copropiedad de los derechos de propiedad intelectual para proyectos financiados con subvenciones públicas de la UE”.

EL 20% DEL GASTO SANITARIO DE EUROPA SE EMPLEA EN FÁRMACOS
La resolución recoge las conclusiones y propuestas del informe que hace unas semanas aprobara el área de Sanidad de la cámara europea y que tuvo a la eurodiputada socialista Soledad Cabezón entre sus principales promotores.

Cabezón recordó en una presentación del informe que hoy ha sido aprobado que más del 20% del gasto sanitario de Europa se emplea en adquirir productos farmacéuticos y más del 80% de este gasto viene de fondos públicos.

“Esperamos también que el Gobierno de España se haga eco”, asegura la directora de Salud Por Derecho 
Organizaciones de la sociedad civil como Salud por Derecho han celebrado la aprobación de la resolución. “El informe recoge, no todas, pero sí muchas de las situaciones que Salud por Derecho viene denunciando en los últimos años y que suponen un enorme riesgo para las personas y para los propios sistemas sanitarios” asegura Vanessa López, directora de la organización.

“Esperamos que este sea la primera de muchas iniciativas que vayan cambiando la balanza a favor del derecho a la salud y los medicamentos que curan, por encima de beneficios industriales que ponen en riesgo su desarrollo, el acceso y la asequibilidad. Esperamos también que el Gobierno de España se haga eco de estas recomendaciones y que sean asumidas y trasladadas a la política farmacéutica”, concluye López.